POLÍTICA CRIMINAL GLOBAL EN AMÉRICA LATINA. MITOS Y REALIDADES

POLÍTICA CRIMINAL GLOBAL EN AMÉRICA LATINA
ebook
Ficha técnica
Editorial:
EUDEBA
Materia
OTROS
ISBN:
978-950-23-4676-2
Páginas:
289
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
MEMORIAS | MEMORIAS

12,45 €
Comprar

Los discursos modernos sobre el crimen y sobre las políticas que suscita están cargados de mitos. El mito es la palabra, el discurso, la historia que se narra metafórica y fabuladamente para legitimar un orden. El mito es el sueño, por ende, es interpretable. Pero no por ser sueño es fantasía, porque el mito gobierna, lleva a decidir, construye representaciones e identidades. Uno de los principales mitos sobre el crimen es el de su origen, que se dota de diversos contenidos, sin poder precisar cuál o cuáles de entre ellos son reales: ¿los genes, los cromosomas, la pobreza, el contagio social, la perversidad, la intolerancia? Y del lado de la política criminal, tenemos la resocialización, un viejo mito positivista que se resiste a morir, porque encierra el sueño del renacer, de la redención, o el mito fundacional de la igualdad de todos ante la ley, dogma que viene desde los albores de la revolución francesa, desvirtuado una y otra vez por una contundente realidad de aplicación de la ley penal solamente a los sectores vulnerables de la sociedad. Lo importante para este mundo global es que nos motivemos por la utilidad. No por la pasión, ni por el amor o la piedad. El criterio es el del lucro exacerbado, la ventaja material, el cálculo económico. El derecho laboral está en vías de extinción, la salud queda en manos de mercaderes, las cárceles cotizan en la bolsa de valores, la seguridad se privatiza, las mafias pagan las campañas de los políticos, las desigualdades sociales se disparan hasta la esquizofrenia, los deportistas se convierten en vallas comerciales, los mass media pagados por los grandes conglomerados económicos narran el mundo y ordenan nuestro imaginario colectivo, nuestros mitos. Sin embargo, los movimientos sociales siguen ahí, enarbolando sus símbolos, narrando sus dolores, reivindicando sus derechos. Su lucha presiona y produce reformas legales, reformas que incluso alcanzan la legislación penal, la mayoría de esas reformas en un contexto de democracia participativa. Es la resistencia a la globalización, cuyo proyecto de desconocimiento de los derechos sociales quiere reducir a la mayoría a la mera supervivencia. En ese mundo implacable del mercado global, este trabajo ausculta el dolor en el padecimiento de los indígenas de América Latina arrinconados y expoliados en su propio suelo, en el sufrimiento de las víctimas del delito olvidadas de tanto tiempo en el proceso penal, en la sobredosis de dolor de los presos inocentes o condenados que esperan sus sentencias en procesos dispares y demorados o la ejecución total de sus penas, en el sufrimiento de los drogadictos y sus familias o en el de las víctimas de las mafias, en fin, el dolor infringido a todos los que sienten el impacto del atentado criminal y el impacto desmesurado de respuesta del sistema penal, pero también el dolor de aquellos que se ven abocados al delito por la violencia social, por la falta de acceso a los bienes materiales y culturales de la sociedad.